Para espantar fantasmas: las Cedears protegen contra la inflación y la devaluación

1480

Ahorrar en tiempos de inflación, si es que se puede, es todo un desafío y si, encima, el problema que hasta hace un tiempo era casi exclusivo de la Argentina, ahora se extiende al mundo, más aún. Pero siempre hay una forma de buscarle la vuelta para defender los ingresos, especialmente si el ahorro que se busca es para el largo plazo y si, además, sobrevuela el fantasma de la devaluación. Las Cedears son una de las herramientas que protegen contra ambos fantasmas.

Cedear es la sigla que alude a los Certificados de Depósito Argentino, un instrumento al que se accede en pesos pero que al ahorrista lo blinda en dólares. Protegen contra la inflación y también contra la devaluación, que se ha vuelto cotidiana en la Argentina. Aunque, claro, no hay que olvidar que, como todo instrumento financiero, también están sometidas a un riesgo. No obstante, para el largo plazo, se erigen como una de las alternativas más fiables.

“Sí, las Cedears protegen contra una devaluación porque uno esta comprando un activos en pesos pero que representan acciones que cotizan en dólares, afuera. Un ejemplo es que cualquier persona podría comprar el Cedear de Apple”, dijo a Maridaje Tech, Nicolás Zamudio, especialista en fintech y CFO de Remitee, la empresa que desarrolló una aplicación que permite enviar dinero desde y hacia otros países, así como pagar servicios y hacer recarga de celulares.

Zamudio advirtió que “hay que tener en cuenta que tienen el riesgo de la cotización de la acción”, es decir, que puede subir o bajar de acuerdo a una serie de variables que van desde una crisis global, tal como está sucediendo ahora en el mundo, hasta un mal desempeño de la compañía cuando no cumple con los objetivos previstos, hecho que suele suceder en los tiempos en que se dan a conocer los balances.

Pero, más allá de estos aspectos, que no son menores, el experto aseguró que sí, que efectivamente, las Cedears son un buen paraguas contra los fantasmas que sobrevuelan la Argentina. Las Cedears “¿protegen de la devaluación?, sí. ¿Tienen riesgo de precio del activo?, sí”, enfatizó el CFO de Remitee.

Por eso, a la hora de buscar una herramienta financiera que proteja contra la inflación y contra la devaluación, las Cedears son una alternativa para el mediano y el largo plazo, y para minimizar los riesgos, a la hora de invertir en este instrumento es necesario leer y estudiar sobre cuáles se perfilan como las más convenientes para una estrategia de este tipo.

Remitee, dedicada al mercado de remesas, ganó el premio Acelerar España, y también apunta al mercado B2B. A través de una estrategia de alianzas que despliega en el planeta, ya cuenta con más de 70 nuevas empresas que están en proceso de integración, entre las que se destacan Remitly, Uniteller, Small World, Terra Pay, para el pago de servicios y la recarga de celulares.

El mercado de remesas sigue creciendo en el mundo y en el caso de Remitee, que opera más de un millón de transacciones en el año, el promedio de dinero que la gente envía a otros países fue de u$s 78 en el 2021 y se espera que crezca a u$s 99 hacia finales de 2022.

En los últimos meses la plataforma comenzó a trabajar con MoneyGram International, un operador global en la industria de pagos cross border, que eligió a Remitee para el envío tradicional de dinero para pagos 24/7 en tiempo real a todos los bancos y wallets.

Remitee estará operativa también en España y en el resto de Europa durante el año, llegando a 500.000 clientes en una primera etapa y apunta además a abrir operaciones en otros países como Perú y Colombia.

Artículo anteriorEntre 5G y el metaverso: ideas para que la dirigencia política use la tecnología en favor del bien común
Artículo siguienteBodega Vinorum premiada por partida doble: por sus prácticas de sustentabilidad y la calidad de sus vinos
Soy licenciada en Comunicación Social, egresada de la Universidad Nacional de Cuyo. Estoy especializada en telecomunicaciones, tecnología y economía digital. Mis conocimientos sobre la industria vitivinícola vienen por defecto. En la secundaria me hacía machetes en Braille.