Bodega Vinorum premiada por partida doble: por sus prácticas de sustentabilidad y la calidad de sus vinos

1051

El vino, el fruto de la tierra y el trabajo del hombre, responde a las necesidades de los tiempos actuales y la sustentabilidad comienza a estar presente en cada uno de sus caminos. Es lo que sucede con Bodega Vinorum que, gracias a las prácticas ambientales y sustentables que promueve, fue reconocida con un sello que da cuenta de su compromiso. En tiempos donde los consumidores comienzan a mirar cada vez más el comportamiento de las empresas en este sentido, lo encarado por Vinorum es para el aplauso, por dos (porque también ganó unos premios interesantes que vale la pena mencionar).

La Bodega Vinorum se encuentra en Perdriel, departamento de Luján de Cuyo, provincia de Mendoza. Allí, fue reconocida con el Sello Luján Sustentable, un reconocimiento otorgado por el municipio a las empresas que promueven prácticas sustentables tanto en el interior de la organización como de cara a la comunidad.

El Sello Luján Sustentable busca prestigiar a distintos actores del ámbito público y privado que trabajen acorde a los principios derivados de los Acuerdos de París, plasmados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con agenda de cumplimiento para el año 2030.

Bajo este postulado, la distinción fue posible gracias a que fueron reconocidas prácticas salubres como el tratamiento y el reciclado de efluentes, certificaciones B, trabajo en compromiso socio ambiental, responsabilidad social empresaria, y trabajo y articulación con proveedores locales. También, empleo verde e inclusivo, paneles solares, medidores de agua, empoderamiento femenino e igualdad de género, construcción sustentable, clasificación de residuos, riego por goteo, por nombrar algunos de los aspectos más destacados.

El Sello Luján Sustentable es válido por un año. Transcurrido ese período se deben volver a validar las prácticas, hecho que promueve su adopción con horizontes de largo plazo, en un ritmo similar al que se mueve la industria del vino. De hecho, la industria viene promoviendo acciones en este sentido a través de sus entidades más representativas como la COVIAR, Bodegas de Argentina y el Instituto Nacional de Vitivinicultura, entre otros.

Cecilia Buj, dueña de Bodega Vinorum, haber obtenido el Sello Luján Sustentable es una muestra del compromiso de la empresa que, además, obtuvo la certificación del protocolo de Sustentabilidad de Bodegas de Argentina “y seguimos trabajando tanto en lo social, ambiental y en lo económico. Este reconocimiento nos provoca mucha satisfacción y a la vez es un gran estímulo para seguir trabajando en el cuidado del medio ambiente y las personas, aportando desde nuestro lugar un pequeño granito de arena en pos de un mundo mejor.

Y mientras recibía el reconocimiento en su tierra, la bodega obtenía seis medallas de oro en el Brasil Wine Challenge 2022, lo que muestra que, a la par de impulsar prácticas de sostenibilidad, se puede seguir creando vinos de alto nivel.

La bodega fue premiada por sus vinos Victorio Altieri Gran Reserva Malbec 2019, Vinorum Reserva Malbec 2019, Vinorum Premium Malbec 2020, Go Malbec 2021, Brandsen Cabernet Sauvignon 2020 y Brandsen Malbec 2021.

Otra vez: haber obtenido estos galardones no es menor: Brasil es uno de los principales destinos de los vinos argentinos y continuar conquistando los paladares es una tarea ardua que se evidencian con estos reconocimientos.

En esta edición de Brasil Wine Challenge participaron 908 muestras de 16 países. La evaluación de las muestras estuvo a cargo de la Asociación Brasileña de Enología(ABE) que constituyó un jurado internacional integrado por enólogos, somelliers y periodistas especializados.

Artículo anteriorPara espantar fantasmas: las Cedears protegen contra la inflación y la devaluación
Artículo siguienteGracias a la tecnología, Córdoba recibirá financiamiento para fortalecer al turismo
Soy licenciada en Comunicación Social, egresada de la Universidad Nacional de Cuyo. Estoy especializada en telecomunicaciones, tecnología y economía digital. Mis conocimientos sobre la industria vitivinícola vienen por defecto. En la secundaria me hacía machetes en Braille.