Ese tornado llamado TikTok: la velocidad del mundo digital

694

El crecimiento de ByteDance, el dueño de TikTok, supera la previsión del más optimista. El gráfico muestra que le llevó casi ocho años facturar u$S 34.000 millones en el mundo, cantidad que a uno de los gigantes de las plataformas digitales, Facebook, le demandó 12 años.

Considerada todavía una start up, un cálculo a ojo de buen cubero -pero con la vista puesta en el cuadrito- nos permite anticipar que la compañía de origen chino podría alcanzar el mismo nivel de ingresos que hoy tiene la empresa de Mark Zuckerberg en un par de años. Pura especulación. No hay que olvidar el ojo que los distintos gobiernos del mundo están poniendo sobre las distintas plataformas en términos de prácticas anticompetitivas, abuso de posición dominante y otros comportamientos que vienen de la concentración. No obstante, esto no impide observar cómo crecen los servicios digitales que usan la inteligencia artificial y el video como anzuelo para seducir audiencias masivas en el planeta, cómo se reconfiguran las audiencias y, con ellas, también los negocios tradicionales de márketing, publicidad y comunicación.

Si a esto sumamos cuáles resultaron ser las marcas globales más valiosas de BrandZ de la consultora Kantar, nuestros ojos tienen que estar todavía más abiertos.

Amazon, Apple y Google se suben al podio. Le siguen Microsoft, Tencent y Facebook. Y la lista se completa con Alibaba, Visa, McDonald´s y Mastercard. El dominio de las empresas digitales continúa siendo indiscutible, tal como viene sucediendo en los últimos años. Cada vez más abajo en la lista quedan marcas más tradicionales aún cuando Visa y Mastercard vienen señalando que también son empresas de tecnología (sólo queda McDonald´s por seguir ese camino, aunque como viene comprando empresas digitales de distinto tipo no faltará mucho tiempo para que suceda: efecto transformación digital).

En síntesis, la vida, los desarrollos, las innovaciones, las economías, los trabajos son eminentemente digitales. La velocidad del cambio pasa por ahí. El presente y el futuro van por ahí.

Artículo anteriorLo que buscabas: tres marcas de celulares que lanzaron modelos accesibles al bolsillo argentino
Artículo siguienteArmenia, la cuna del vino, renace con el trabajo de una familia argentina
Soy licenciada en Comunicación Social, egresada de la Universidad Nacional de Cuyo. Estoy especializada en telecomunicaciones, tecnología y economía digital. Mis conocimientos sobre la industria vitivinícola vienen por defecto. En la secundaria me hacía machetes en Braille.