En el día de internet, por qué 5G es crucial para el desarrollo

599

17 de mayo. Día mundial de las telecomunicaciones, o de internet, como prefieras. Para el caso, es lo mismo. Lo que no es lo mismo es el nivel de penetración de la banda ancha en la sociedad. Mientras podemos decir que la internet móvil alcanza al grueso de las poblaciones, a nivel local, regional y casi casi global, lamentablemente no se puede afirmar lo mismo con la banda ancha fija. Según de qué país se trate, ese índice puede llegar al 70% u 80% de los hogares en los países más avanzados, y se ubica por debajo del 70% en los países de la región. En la Argentina, por caso, se ubica en el 66%, es decir, que hay un 34% de hogares todavía sin conectar.

¿Qué tiene que ver esto con la 5G? Pues todo. En la medida en que se impulsen nuevos despliegues de fibra óptica, que en el caso argentino llega a sólo el 12,1% del total de las conexiones, de acuerdo a datos del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) se estará preparando mejor para el advenimiento de 5G. En América latina Chile ya subastó frecuencias, Uruguay tiene antenas en operación desde hace más de un año, varios países del Caribe también avanzan con la nueva tecnología, mientras Colombia y Brasil buscan iniciar sus procesos en este 2021. La Argentina, con suerte, definirá su plan de espectro a finales de este año o en los primeros meses del próximo y, recién ahí, avanzará con 5G.

Como la Argentina viene retrasada en el tema, tal como sucedió con 4G -fue el último país de la región en avanzar en un proceso licitatorio, que concretó a finales de 2014- es necesario que se estimulen los despliegues de infraestructura fija de modo que, cuando 5G sea un hecho, al menos parte de la enorme base de inversión que se necesitará para entonces esté instalada. Claro, para ello habrá que crear ambientes propicios para la inversión. Tal como están las cosas eso no está sucediendo. Por eso la infografía muestra 5G.

Esos países son los que están avanzando y preparándose mejor para el impacto que esta tecnología tendrá en sus aparatos productivos, en sus economías. Los que vengan retrasados también lo estarán en ese plano. 5G tiene que ver con el desarrollo de los países. De ahí la necesidad de que la Argentina también avance con esta tecnología, aún cuando todavía hay para hacer en 4G. En verdad, una no puede ir sin la otra.

Si se continúan produciendo retrasos, los riesgos de que las brechas sociales aumenten son concretos. La pandemia puso en evidencia la necesidad, la esencialidad de la conectividad. Por eso, arbitrar los mecanismos para favorecer despliegues, inversión en infraestructura resulta clave hoy. Porque será provechoso para las comunidades y para los usuarios que se beneficiarán de esa mejor conectividad y que también estarán mejor preparados para que, cuando 5G sea una realidad, puedan subirse a esa ola de innovación dentro de un entramado productivo y no fuera de él.

Mientras, la infografía nos muestra quiénes están en la pole position.

Artículo anteriorLas pequeñas bodegas también tienen hambre de exportación
Artículo siguienteVino argentino, o la grieta entre la búsqueda de un nuevo lenguaje y consumo, y la pacatería
Soy licenciada en Comunicación Social, egresada de la Universidad Nacional de Cuyo. Estoy especializada en telecomunicaciones, tecnología y economía digital. Mis conocimientos sobre la industria vitivinícola vienen por defecto. En la secundaria me hacía machetes en Braille.